Centro de asistencia SlimPay

Las domiciliaciones bancarias SEPA: panorama general

Recordatorio SEPA

Se trata del mayor mercado único del mundo: 34 países en Europa.

Un mercado único de 11 000 millones de euros, formado por más de 4 000 bancos y más de 310 millones de hogares.

El pago a través de adeudos SEPA constituye una auténtica ventaja tanto para las empresas como para los particulares en cuanto a suscripciones, compras repetidas y pagos recurrentes.

¿Qué nombre se esconde detrás de las siglas SEPA?  Single Euro Payments Area

Fue lanzada en 2002 por instituciones financieras europeas, y tiene como objetivo facilitar y mejorar la eficacia de los pagos transfronterizos,

Su objetivo general es simplificar los procedimientos y reducir los costes del desplazamiento de capital en Europa, permitiendo que las empresas centralicen la gestión de sus pagos.

La iniciativa SEPA también permite a los deudores realizar pagos electrónicos en euros para cualquier acreedor situado en la zona SEPA, utilizando una sola cuenta bancaria (IBAN) y 3 tipos de instrumentos financieros comunes: 

  • El sistema de Transferencia SEPA (SCT : SEPA Credit Transfer)
  • El sistema de Domiciliación bancaria SEPA (SDD : SEPA Direct Debit)
  • La tarjeta SEPA (SCF : SEPA Cards Framework)

La domiciliación bancaria SEPA: visión general 

La domiciliación bancaria SEPA es un método de pago que está totalmente operativo en todos los países de la zona euro.

Es un método de pago llamado "pull" que permite al acreedor (es decir al comerciante) hacer cobros directamente desde la cuenta del deudor (es decir del cliente), siempre y cuando se ha firmado un mandato y este sea válido. 

Conocido como Prélèvement bancaire en Francia, Domiciliación bancaria en España, Domiciliation bancaire en Bélgica o Elektronisches Lastschriftverfahren en Alemania, constituye un instrumento de pago muy extendido, utilizado por millones de europeos para pagar sus suscripciones y gastos repetidos (impuestos, electricidad, alquiler...).

¿Cuáles son los retos?

La domiciliación SEPA no es un nuevo método de pago. Las empresas, las instituciones y los gobiernos lo han estado utilizando durante décadas con la ayuda de sus bancos para gestionar todo el proceso (recopilación y archivo de mandatos, preparación y ejecución de pedidos).

El nuevo esquema de Débito Directo SEPA introdujo algunos cambios significativos con respecto al proceso de gestión, que se han convertido en  verdaderos retos para los acreedores:

  • Los acreedores son ahora responsables de la totalidad del flujo de gestión de los mandatos SEPA (firma, digitalización, almacenamiento, asignación de un número de referencia único)Anteriormente era responsabilidad de su banco. 
  • Los acreedores deben gestionar los nuevos formatos de los ficheros de comunicación interbancaria (ISO...).
  • Los acreedores deben gestionar una cronología concreta de las domiciliaciones bancarias SEPA
  • El flujo de tesorería de los acreedores puede verse afectado por Rechazos y Revocaciones (Transacciones R) originadas por el deudor y conviene señalar dos fechas límites muy importantes (8 semanas y 13 meses. 

¿Qué es un SDD?

Se trata del acrónimo de SEPA Direct Debit. 

¿Qué diferencias existen entre el SDD Core y el SDD B2B?

El SDD B2B (business to business) solo puede ser utilizado entre empresas (personas morales). Está prohibido que un acreedor debite a un particular utilizando el SDD B2B (el adeudo directo SEPA Core es el más indicado para los particulares). 

El banco del deudor está obligado a verificar la validez del mandato con su cliente antes de confirmar los pagos por SDD B2B. En la práctica, los bancos piden a sus clientes que informen con anterioridad las referencias de los mandatos SDD B2B que autorizan los cobros, para así registrarlas en sus sistemas. 

Importante:

 

  • El mandato SDD B2B es la materialización del consentimiento del deudor para pagar un crédito por SDD B2B.
  • No existe el derecho de reembolsar al deudor. 
  • El deudor se compromete a informar a su banco de toda modificación o revocación de mandato. 
  • El acreedor puede enviar sus órdenes de pago a más tardar la noche antes de la fecha de ejecución, respetando siempre la hora límite (cut-off) establecida por los bancos.   
  • El plazo máximo de notificación del impago bancario es de 3 días* luego de la fecha de ejecución.  
  • Para el SDD B2B, no existe reserva fija. 

* Plazo modificado por el EPC en 2017. 

¿Fue útil este artículo?
Usuarios a los que les pareció útil: 0 de 0